07:28 h. Miércoles, 20 de noviembre de 2019
FILOSOFIA

La raíz dogmática de la moral

A propósito de la conversación filosófica entre los maestros Eulogio Silverio y Máximo Castillo, sobre si podía aconsejarnos mal la conciencia.Existe una especie de dogmatismo moral que pretende situar los valores morales como si fueran valores objetivos y universales.

Por: Newman Rubiera  |  29 de julio de 2015 (00:48 h.)
Más acciones:

PlatonAl Leer a Platón nos damos cuenta de que pretende situar los valores en un mundo extraterreno, inmutable eterno… “el mundo de las ideas”, el cristianismo parte de unos postulados semejantes al situar estos valores en un ser superior, inmutable y eterno, es justamente ahí donde comienza el problema; no existe un mundo inmutable, o entidad metafísica donde residan los valores morales como si se tratasen de realidades independientes a las personas, no existe más allá un mundo objetivo libre de nuestros percepciones donde los valores morales sean máximas inmutables. Los valores morales son creaciones propias de nuestras percepciones, sentimientos, intereses, son invenciones estrictamente de nuestra subjetividad; cuando se dogmatiza la moral se pretende convertir en objetivos unos valores morales subjetivos.

También en ese diálogo entre los maestros afloraba la universalidad de los valores morales planteada por Kant, el cual consideró que si algo resultaba bueno para un hombre lo debía ser para todos, si algo resulta incorrecto hemos de abstenernos de hacerlo; esto es un argumentum ad nauseam que pretende su imposición por considerar que los valores morales son independientes y objetivos, cosa que como he expresado es un absurdo, ya que estos parten de la subjetividad humana. Al considerar los valores humanos como independientes y objetivos, se pensó también que las leyes morales podrían ser universales y aplicables para todos (error kantiano), los valores son más bien, creados, preceptos cambiante de acuerdo a las diferentes culturas, son productos de los tiempos y las sociedades, no residen en un mundo utópico de fantasía donde todo es perfecto y objetivo.

NietzscheEl Filósofo F. Nietzsche considera que todas la “tablas de valores” no son más que invenciones, algunas resultando más beneficiosas que otras, consideró además que los valores morales son antinaturales porque reprimen los instintos propios del ser humano, son valores contra natura, que parten de un enfermizo concepto de pecado y culpa impuestos por la moral cristiana, hay un sufrimiento y aniquilación porque el cristiano se siente culpable ante los ojos de un supuesto dios inexistente, se siente vigilado y cuestionado, y espera un castigo o recompensa según sus actuaciones, resulta algo risible cuando ese dios y los valores no son más que creaciones del hombre. Esto ocurre en todas las culturas donde solo se cambia el maquillaje y los símbolos religiosos, pero se mantiene el mismo principio de esclavitud moral. 

Y retomo en conclusión la cuestión que suscitó el diálogo entre los maestro, -si puede mal aconsejarnos la moral- ya que la moral parte de la subjetividad humana, de lo que piensan grupos, sociedades, de valores culturales y religiosos, es de esperar que en un momento determinado la moral de un grupo resulte “mala” comparada con los valores morales de otros grupos, consecuentemente si no hay valores morales objetivos, si el cristianismos en su falacia a condenado a una vida de miseria moral y castigo, si la moral es una creación atípica del hombre, por qué no transmutar todos los valores y desterrar esta moralina destructora.