FILOSOFIA DE GENERO

La edad...una visión existencialista

Prof. Lusitania Martínez  |  03 de noviembre de 2014 (13:11 h.)

La  edad es como diría  Jean-Paul Sartre acerca  de la muerte,  “la venganza de los otros”. Los otros  vengativos/as,  son los vivos y en el  caso  que  comento  son los más  jóvenes. Vivos y  jóvenes, (además   sanos/as) siempre  en cada caso son  aparentemente  los más  aventajados  que el otro de  más edad  o  enfermo/a, ni  que  decir frente  al  que ya es  “cosa  en  sí”  o  cadáver.

Actuamos  como si  la edad, la  enfermedad y la  muerte  no  nos  concernieran  y  celebramos irracionalmente y  sin  apostar a tareas de  superación en todos  los sentidos,  la  contingencia  de estar  vivos, todavía albergar  más  vida, y  por  ejemplo  no padecer  en  el  presente una  enfermedad  catastrófica. 

 Y   los  valores que nos  rigen  para  amar  de verdad en   mucho están  determinados  por  estas  situaciones  límites  que a  su  vez  alcanzaran a  todo  mortal,  el  cual  en  algún momento  fue el/a   “vengativo/a”  y  se    convertirá’  inevitablemente en  el  “vengado/a”,  si es que  tiene la  dicha de vivir  mucho  tiempo  y/o   no  enfermar.

León Tolstoi,  considerado un escritor pre-existencialista, también  aludía a esto cuando  señalaba que muy en el  fondo de una subjetividad enmascarada  y complicadamente  anti-humanista  añado,  las  personas se alegran frente a un cadáver  incluso   amado,  de no ser ellos  ese  muerto del  día  (o el  enfermo de  cáncer,  anciano/a etc.).  Como  siempre  digo, y  se  ajusta al  comentario,  también  acepto que  “el  infierno  son  los  otros”  condición  absurda  de  la  humanidad  que  hace  mucho  tiempo me  ha obligado  a ensayar  un  nuevo modelo de  sujeto  que  de  algún modo, escape dialógica, emocional y racionalmente  a estas determinaciones  biológicas, sociales, sicológicas que  nos  impiden  vivir  y  amar    sin  prejuicios a  humanos y  humanas.

 Pero quizás  la  realidad  trágica  de la  condición  humana que  vivimos, (mucho más  las mujeres  y   otros   grupos, perdonen la  necesaria mirada de  género),  no lo sea  del  todo,  cuando, como es el caso de  muchos de ustedes, se  han hecho realidades  algunas de las posibilidades anheladas de su  proyecto existencial. Personalmente yo también  me he realizado  en  mucho  profesionalmente. He  conocido el amor  eros, la  amistad verdadera  y la felicidad en su relativa  dimensión humana,  además del vértigo y la  angustia de  la libertad no  absoluta sino en  situación que se  vive en el mundo.

Deséenme  este  hermoso día,   que pueda concluir las investigaciones  ya  en marcha,  otra  casi  concluida, sobre la filosofía dominicana, filosofía y género  (una  introducción a la filosofía desde  la perspectiva de género para las  universidades  del país) y la  historia del  feminismo dominicano.     Es  todo, gracias  por  sus  buenos  deseos, hoy  día de  mi  cumpleaños,    gracias a las  personas  que  me  aman  como  soy, a  veces   irascible  ante  la  torpeza  y    la  ignorancia osada  del  machismo y  del  hembrismo  y de los/as que  hablan sin  los argumentos y  fuerza que te  dan’ el  estudio diario. 

Hemeroteca