11:58 h. Martes, 28 de enero de 2020
DIALOGO

¿Es inmoral la homosexualidad?

 Prof. Novas. 

El viernes pasado me visitó filorio, un viejo amigo y compañero de universidad. Él estudió Pedagogía mención Físicas y Matemáticas pero todos sabíamos, excepto él, que su verdadera vocación era la prédica evangélica. El asunto es que después de unos años de ejercicio abandonó las aulas y se quedó en lo suyo. 

Comenzamos la conversación recordando los tiempos idos, los profesores memorables, como Luis F. Cruz, Andrés Avelino, Alejandro Arvelo, Tomás Novas entre otros grandes, los compañeros de carrera con los que sosteníamos polémicas interminables, hasta que por fin terminamos repasando nuestros viejos prejuicios hacia los vecinos, los drogueros y los homosexuales. Cuando llegamos a este punto le recordé que él decía que prefería un hijo ladrón y no un hijo homosexual. Su reacción fue confusa pero me dijo, muchacho, ahora más que nunca estoy convencido que la homosexualidad y los homosexuales son del diablo.

Prof. Eulogio Silverio  |  13 de junio de 2015 (02:19 h.)
Más acciones:

Eulogio Silverio_Presidente_Faprouasd Cuando hablamos de la familia me dijo que había criado una hermosa familia, pero que el diablo nunca dejaba meter las manos para dañar a los ciervos de Dios, pues su hijo mayor que había sido, un muchacho ejemplar toda su vida, sobresaliente y disciplinado, fervoroso miembro de su iglesia, cuando entró al quinto semestre de medicina, parece que se rodeó de esa mala compañía que campea en esa carrera, hasta que terminaron pervirtiéndolo. Con decirte que el degenerado le dice a todo el mundo que está orgulloso de ser homosexual.

Frente a esa situación tan grave y escandalosa traté de negociar con el muchacho para que abandonará la iglesia y los grupos que él dirigía dentro de ella, pero se negó rotundamente alegando que le gusta la iglesia y que su amor a Dios no ha cambiado y no cambiaría nunca. 

Pero la iglesia no entró en razón y yo estaba obligado a dar un ejemplo claro de que mi amor por Dios es superior a mi sentimientos por la familia. La congragación se reunió y decidieron expulsarlo. La decisión de la iglesia llenó de odio el corazón de mi hijo y sus amigos, porque a partir de ese momento comenzaron a visitar mi casa mucho de sus amigos afeminados.

Me apena decírtelo pero frente a esta provocación tomé la decisión de  prohibirle la entrada a mi casa y también dejé de entregarle dinero para comida y universidad. 

****

Expresé a mi amigo mi decepción por su actitud frente al muchacho, y le informé que lo había visto varias veces, aquí en la universidad, sucio y con hambre y que lo había auxiliado con algún dinero. Pensé decirle que lo buscara, pero luego recordé la pasión con la que este amigo defendía sus ideas y creencias cuando éramos estudiantes y preferí guardar silencio.

Después de escuchar mis comentarios y reproches, filorio me respondió con las siguientes palabras. Mira Novas, yo hubiese preferido que Isaías, robara, vendiera o consumiera drogas, porque sé que Dios perdona más fácil estas faltas, que la inmoralidad y asquerosidad que significa que un hombre se revuelque con otro hombre como si fueran marido y mujer. Y si Dios que es sabio y bondadoso no tolera esa ofensa, yo que soy mortal y lleno de defectos sencillamente no puedo alimentar y tener bajo mi techo a un enemigo de Dios, aunque sea mi hijo. 

Como ustedes pueden observar compañeros, parece que todavía hoy en pleno siglo xxi, es necesario debatir si la homosexualidad es inmoral.

Ros, la existencialista.  Profe usted debería buscar nuevos amigos, gente de este tiempo.

 En este caso se me ocurre decir que el ser humano empieza por ser nada, se encuentra en el mundo y luego se define. Cada sujeto es libre para descodificar el mundo como prefiera.

 Sabemos que las sociedades definen cuales conductas aceptan y cuales censuran, pero estamos en el siglo XXI, donde todo está interconectado. El castigo de la homosexualidad y de otras conductas incomprendidas, podemos comprenderla en sociedades dogmáticas, cerradas, totalitarias, gobernadas por dictaduras, gobiernos teocráticos o socialistas de la cavernas enemigos de la libertad y los derechos individuales.

Parecería una cosa de risa, que un grupo de académicos se pregunten en pleno siglo XXI si la homosexualidad es inmoral. Creo que lo inmoral e irrespetuoso, para los que tienen esta preferencia es plantearse la pregunta.

Yuri, la hedonista.  Profe, antes de responder la pregunta sobre la moralidad o inmoralidad de la homosexualidad, deberíamos reflexionar sobre el sentido de la vida humana. Preguntarnos si hemos venido a este mundo a vivir como viven los animales irracionales o si cada acción nuestra tiene una finalidad, una dirección, un sentido.

Mi mamá me dijo desde chiquita que buscara las cosas que me hacían sentir bien. Por eso, ser feliz es mi prioridad en la vida. Estoy aquí para ser feliz y nada me da más felicidad que hacer las cosas que me producen placer.

He aprendido que debo alejarme de los que juzgan, de los que sufren, de los que padecen dolor y buscar la compañía únicamente de aquellos que no juzgan, que aprovechan los buenos momentos  y disfrutan su vida al margen de los demás.

 Como usted puede observar profe, aquí lo importante es lo que hace feliz al ser humano. Si este muchacho disfruta y es feliz, con otro hombre, es un asunto suyo y de nadie más.

La cristiana. Saludos profe.

Prof. Novas. Saludos hna.

La cristiana.  Pensando yo que no me sorprende que Yuris y Rosmery opinen de manera tan parecida. Pues en tratándose de apoyar conductas desviadas y ofensas al señor Dios, ellas dos, siempre están en primera fila.  

El profe. Dígame hermana, qué motivó que usted ofendiera a esos dos angelitos. 

 La cristiana. Profe, no creo que sea una ofensa decir la verdad. Para mí  el que apoya a los homosexuales en su corrupción es tan degenerado como ellos. Son muchos los que comienzan defendiéndolos y después usted los ve apajariao también.  

Estas dos compañeras tienen en común, que para hacerse popular entre los profesores les siguen la corriente aceptando todos sus planteamientos. Esa es una posición muy cómoda, pues las hace ser populares y ganar buenas notas, pero yo como cristiana estoy obligada a llevar la pesada carga de decir las verdades más amargas y dolorosas, las que nadie quiere oír.

Por ejemplo, ahora mismo estoy obligada a decirles a todos ustedes, que la Palabra de Dios en 1ª Corintios 6:9 dice “¿No saben que los malvados no heredarán el reino de Dios? ¡No se dejen engañar! Ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los sodomitas, ni los pervertidos sexuales” y en Levítico 18: 22 ratifica “No te acostarás con un hombre como quien se acuesta con una mujer. Eso es una abominación.” De modos que escúchenlo bien homosexuales, la Biblia que dice que su conducta es cosa del Diablo.

Pero también es cosa del diablo, lo que hacen estas compañeras que se revuelcan con hombres sin estar casadas, que practican el sexo anal, los profesores que engañan a sus esposas.

Ellis, la pragmática. Le recuerdo hermana lo que dice el maestro Emilé Durkheim “…no hay que decir que un acto hiere la conciencia común porque es criminal, sino que es criminal porque hiere la conciencia común. No lo reprobamos porque es un crimen sino que es un crimen porque lo reprobamos”.

La moral no depende de ningún ser divino imaginario, ni de ningún libro de historias infantiles, ésta  depende enteramente da las prácticas sociales. En ese sentido, no hay discusión, la homosexualidad es una práctica  totalmente moral en nuestra sociedad, porque este hecho no hiere la conciencia colectiva, contrario a ello, cuenta con una amplia aceptación y tolerancia.

De modos que no se ahogue en un vaso de agua citando frasecitas bíblicas, que eso podrá ser importante para mentes febriles como la suya, pues ni siquiera todos los cristianos piensan como usted, la mayoría respetan el derecho a la libre elección que tienen los demás.

La cristiana. Tú cree que a mí me importa lo que diga, un sociólogo, un psicólogo o y los filósofos. Una cosa tengo clara, esto es, “todo lo que contradice la Palabra Dios es falso” O tú me dirá que Dios se equivocó en lo dicho en la Biblia, dímelo, debo cambiar lo que está escrito ahí desde hace siglos por lo que dice un científico, que mañana posiblemente dirá otra cosa diferente.

Dime, si el Señor se equivocó cuando destruyó a Sodoma y Gomorra por causa de la perversión sexual reinante en aquellas ciudades. Por favor no sea necia.

Ellis, la pragmática. Mire hermana, ya que el profesor no hace su trabajo y le dice dos o tres cosas que usted merece escuchar. Me tomaré la libertad de decírselas.

 En primer lugar, la idea de dios es totalmente humana, cada cultura crea dioses a su imagen y semejanza tal y como propone Jenófanes de Colofón cuando sugiere “que si los animales se imaginaran dioses, los imaginarían a su semejanza, como hacen los hombres.”

  Observe que cada cultura tiene sus dioses y su dios sintoniza con los que son sus máximos ideales de bondad, de belleza y de sabiduría. De modo que no sea ridícula, preguntándonos si dios se equivocó, pues usted y todo el que tiene dos dedos de frente sabe que la biblia fue escrita por hombres que andaban en camellos y allí expresan una visión del mundo que no supera la mentalidad agraria, con todas sus limitaciones, prejuicios y aspiraciones.

Hermanita querida a la universidad venimos a pensar racionalmente, no a decir babosadas sentimentales.

 La cristiana. Si ya veo lo muy racional que eres, si lo que parece es una loca, pues desde que te conozco hasta ahora te he visto como con cinco hombres distintos incluyendo a un profesor.

Ya que tú está dando consejo escucha el mío. ¡Homosexuales, lesbianas, hombres y mujeres fornicarias, adúlteras y que practican el sexo anal, estas palabras son para ustedes! ¡Abandonen ahora mismo esas perversas e inmorales prácticas, de lo contrario les prometo que más temprano que tarde conocerán la implacable ira de Dios! 

Yuris, la hedonista.  Gracia hna., por llevarme la vida tan al pies de página. Usted dice que me conoce cinco hombres, sobre eso solo diré que usted es una mentirosa o no sabe contar, porque aquí yo llevo más de 9 y profesores han sido dos y no llevo más porque son feos, todos los de pedagogía.

Oiga hna, aquí entre nos, dígame una cosa, es que usted no práctica  el sexo anal con su esposo. No me diga piensa, que también es inmoral. 

La cristiana.  Dime que propósito tiene el sexo anal, eso es sodomía, la Biblia lo prohíbe.

 Yuris, la hedonista. Hna usted no sabe de lo que se pierde.

La cristiana. Ya te dije Yuris, que eso es inmoral, además mi esposo es un hombre derecho, porque déjame decirte que el hombre que le pide esos a su esposa, es pájaro tarde o temprano.

Yuris, la hedonista.  Hna ya veo que ese libro que usted sigue es un quita gusto, no se imagina los placeres que se ha perdido por llevarse de ese libro.

 Ros, la existencialista. Hna, me sorprende que considere inmoral el sexo anal entre hombres y mujeres, porque conozco muchas compañeras de trabajo y de estudio, cristianas ellas, que dicen sentirse incompletas si su esposo no se lo hace. 

La cristiana. Esa es una mentira grosera, pues ningún cristiano de verdad practicaría el sexo anal, además como ya dije esa es una práctica  sodomita prohibida por la Biblia.